HTS | Himalaya Tirtha Sangha | Himalaya Swami | Biblioteca Esoterica | Galería | Música Espiritual | Contacto
Universidad de Himalaya
Enseñanza de Maestros
Collections of
spiritual studies:
Sutras: HRIDAYA (Apocrypha)
Las lecciones espirituales de los Maestros del Himalaya para buscadores de la verdad y
los peregrinos del Camino místico del Yoga.

Udânas: MHM
El Mensaje del Maestro Himalaya. Las perlas del conocimiento espiritual. Respuestas a las preguntas insignificantes, consejos y direcciones relacionadas con el desarrollo espiritual, el yoga, tantra, meditación, Religión, místicos, Ayurveda.
Biblioteca Esoterica
 
 
Libros, CD
Editorial
Novedades:
Sukha Sutra
Himalaya Master
MÚSICA – CD. Sukha Sutra - la Consciencia de la Prosperidad
Oferta actual
de editorial
 
 
Visitantes: 199857
Ultima actualizacion:
17-03-2011, 15:56:36

Con el objeto de dar a conocer la figura del artista, filósofo, escritor y arqueólogo de origen ruso Nicholas Roerich (1874-1947), Barcelona acogerá la próxima semana, del 15 al 18 de abril, una muestra polifacética sobre su vida, su obra y su legado en bien de la cultura y la paz de la humanidad.

Nicholas Roerich. June–October, 1928. Darjeeling, India

Considerado uno de los pintores rusos más importantes del siglo XX (con una producción de más de 7.000 lienzos), Roerich destaca por la constitución del llamado “Pacto Roerich”, que estableció las bases para la protección del patrimonio cultural de los pueblos en período de guerra. Este pacto fue la base utilizada para la fundación de la UNESCO.

Roerich es también conocido como el padre del símbolo denominado “La bandera de la paz”, que desde su creación, en 1930, ha sido concedido como reconocimiento del trabajo en pro de la paz mundial a diversas personalidades.

La Semana Roerich en Barcelona estará compuesta de diversos actos de carácter artístico, entre los que destacan:

  • Exposición fotográfica sobre vida y obra de Nicolás Roerich y la creación del Pacto Roerich. (La sala de exposiciones permanecerá abierta de 17:00 a 21:00)
  • Proyección de películas sobre la vida y obra de Nicolás Roerich. Su expedición al Himalaya y su legado pictórico.  
  • Audiciones de música clásica a cargo de jóvenes talentos rusos (piano, violin y flauta).
  • Conferencias sobre la Bandera de la Paz y sobre el Pacto Roerich. 

Durante los actos, se acogerá, además, el icono de la Bandera de la Paz y se dará a conocer el itinerario que ha seguido en los últimos diez años (su paso por la Estación Espacial MIR –paz, en ruso- o por la expedición a la Antártida, efectuada en el año 2000, entre otras).

La “Semana Roerich en Barcelona” será presentada en rueda de prensa el martes 14 de abril a las 12:00 en la sede central de Escuelas de Misterios Ediciones (Vía Layetana 59, Pral) por el comisario del evento, el señor José Luís Caritg.

El Pacto Roerich
El “Pacto Roerich”, surgido en la década de los 30 del pasado siglo a raiz de una iniciativa internacional, pretendía salvaguardar el patrimonio cultural de las naciones en caso de guerra o conflicto armado. Más de una veintena de países, –entre los que se encontraba Estados Unidos–, lo suscribieron el 15 de Abril de 1935 en Washington, bajo la rubrica del entonces presidente americano Franklin D. Roosevelt.Años más tarde, el pacto sirvió de base para la redacción de la “Convención de la Unesco para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado”. Actualmente, es uno de los mayores esfuerzos entre las naciones para preservar el legado cultural de la humanidad en tiempos de guerra pero también de paz.

Nikolai Roerich nació en 1874 en San Petersburgo. Era hijo del abogado y notario Konstantin Roerich. Desde niño demostró intereses aparentemente heterogéneos: el coleccionismo de objetos prehistóricos, minerales y monedas, el estudio de árboles y plantas y el dibujo, por ejemplo. Su esposa Helena, a la que conoció tras estudiar Bellas Artes por vocación y Derecho por imposición paterna, era casi tan brillante como él: tocaba el piano, escribió un libro sobre el budismo y tradujo al ruso la Doctrina secreta de Madame Blavatsky. Juntos, Nikolai y Helena fundaron la sociedad mística Agni Yoga. Poco después Nikolai obtuvo el cargo de director de una sociedad artística. Desde este puesto impulsó la enseñanza conjunta de todas las artes y oficios: pintura, música, canto, danza, teatro, dibujo artístico y técnico, cerámica… Este enfoque holístico caracteriza toda su cosmovisión. Para él la filosofía, la ciencia y el arte, el conocimiento occidental y la sabiduría oriental, eran sólo partes de un todo dentro del cual adquirían sentido. En esta misma época empezó a trabajar como escenógrafo en representaciones de obras de Stravinsky, Rimsky-Korsakov y otros.

La familia Roerich abandonó Rusia fortuitamente. En 1915 Nikolai enfermó de neumonía y su médico le recomendó viajar a Sortavala, en Finlandia. Una vez allí estalló la revolución bolchevique y ya no se atrevieron a volver. Aunque planearon trasladarse a la India, pasaron antes por Suecia, Inglaterra y Estados Unidos, lugares en los que Nikolai realizó varias exposiciones y volvió a trabajar como escenógrafo. En 1921 fundaron en Nueva York el Master Institute of United Arts. El ansiado viaje a la India lo emprendieron finalmente en 1923. Los Roerich organizaron entrevistas con destacados científicos, artistas e intelectuales y expediciones por los rincones más remotos del país. En 1928 se instalaron en el valle de Kullu, un paraje impresionante a los pies del Himalaya, a 2000 m. sobre el nivel del mar. Allí establecieron la sede del autodenominado Instituto Urusvati de Investigación del Himalaya, dedicado al estudio de las plantas medicinales, las lenguas y los yacimientos arqueológicos locales bajo la dirección de la segunda generación Roerich, los jóvenes George y Svetoslav.

Al año siguiente los Roerich volvieron temporalmente a Nueva York para la inauguración del Nicholas Roerich Museum, en Riverside Drive (actualmente su dirección es 319 West 107th Street). Fue en este museo donde conoció Lovecraft, en compañía de su amigo Frank Belknap Long, los paisajes hindúes y tibetanos de vívidos colores y atisbos cósmicos pintados por Nikolai Roerich que tanto lo impresionaron. En una carta de mayo de 1930 dirigida a Lillian Clark hizo constar con su típica elocuencia lo fascinado que se sentía:

Posiblemente te he mencionado en varias ocasiones mi admiración por la obra de Nicholas Roerich –el artista místico ruso que ha dedicado su vida al estudio y representación de las desconocidas mesetas de Asia Central, con sus vagas sugerencias de maravilla y terror cósmicos. […] Ni Belknap ni yo habíamos estado allí antes; y cuando vimos la naturaleza extravagante y esotérica de sus contenidos, recorrimos frenéticamente las imaginativas vistas expuestas. Seguramente Roerich es una de esas raras almas fantasiosas que han vislumbrado los secretos grotescos, terribles, de más allá del espacio y el tiempo, y han retenido alguna habilidad para insinuar los prodigios que han visto.

I N D I A

Los Roerich llegaron a Bombay en diciembre y comenzaron una gira por los centros culturales y lugares históricos, reuniéndose con científicos, erúditos, artistas y escritores indios por el camino. Para finales de diciembre ya estaban en Sikkim, en la ladera sur de los Himalayas, y es evidente por la rapidez con que llegaron a las montañas que los Himalayas era lo que realmente les interesaba.
Comenzaron un viaje de exploración que los llevaría hasta el Turquestán chino, Altai, Mongolia y Tibet. Fue una expedición por regiones sin recorrer, donde planeaban estudiar las religiones, idiomas, costumbres y la cultura de los habitantes.
Roerich escribió sobre esta primera Expedición por el centro de Asia en su libro El Corazón de Asia, y crea para el lector un recuento vivo de las maravillas de la región y su gente. Sin embargo, las imágenes no son tan vívidas como en las aproximadamente quinientas pinturas resultado de ese recorrido. En Kangchenjunga, El Sendero de Sikkim, Su Nación, El Gran Espíritu de los Himalayas y la serie «Los Estandartes de Oriente», podemos apreciar los conceptos filosóficos y las ideas que daban origen a las imágenes visuales, y el esplendor que el norte de la India le proporciona a la ambientación física.
En El Sendero, la figura de Cristo muestra el camino a lo largo de un sendero tortuoso a través de los riscos y picachos de los Himalayas, una metáfora para los obstáculos peligrosos que confronta el viajero espiritual. Figuras y conceptos de las religiones orientales aparecen en las pinturas; entre éstos son importantes las imágenes del Señor Maitreya — el Mesías del Budismo --, el Kalki-Avatar de los Puranas, Rigden Jyepo de Mongolia, o el Burkhan Blanco de Altai; todos ellos descritos en leyendas en las que se les vincula con el Soberano de Shambhala, quien está «destinado a aparecer en la tierra para la destrucción final de lo malvado, la renovación de la creación y la restauración de la pureza» (citado de El Glosario Teosófico, de H.P. Blavatsky)
El recorrido a veces fue arduo. Roerich nos cuenta que cruzaron treinta y cinco desfiladeros de catorce a veintiún mil pies de altitud. Pero éstos eran desafios para los que se sentía haber nacido, creyendo que el rigor de las montañas ayudaba al hombre a encontrar la valentía y desarrollar la fortaleza de espíritu. Y a pesar de los obstáculos, dondequiera que fueron, la creencia de los Roerich en el bien esencial de la vida y en la espiritualidad del hombre se reforzaba. La serie «Estandartes de Oriente» de Roerich, compuesta de diecinueve cuadros representando los maestros religiosos del mundo, Mahoma, Jesús, Moises, Confucio, y Buda, y los santos y sabios indios y cristianos, fue un testimonio de la unidad en el esfuerzo espiritual y las raíces comunes de la fe humana.
Como contrapunto a estos temas, en las pinturas de Roerich está la imagen de la Mujer y su función predestinada en la era por venir, y podemos asumir que lo que Helena Roerich escribió a una amistad en 1937, refleja el punto de vista de Nicholas en sí: «La mujer debe darse cuenta de que ella contiene en sí misma todas las fuerzas, y en el momento en que se sacuda de esa hipnosis secular de su subyugación aparentemente legítima y de esa inferioridad mental, y se ocupe en una educación variada, podrá crear en colaboración con el hombre un mundo nuevo y mejor. El Cosmos afirma la grandeza del principio de la creatividad de la mujer. La mujer es una personificación de la naturaleza, y es esta naturaleza la que enseña al hombre, no el hombre a la naturaleza. Por lo tanto, ojalá que las mujeres entiendan la grandeza de su origen, y ojalá que se esfuercen por alcanzar el conocimiento.» (publicado en Las Cartas de Helena Roerich 1935-1939, vol. II)
Nicholas Roerich representó las grandes deidades femeninas en pinturas como La que Guía, Madonna Laboris, y La Madre del Mundo. Este último concepto, equivalente a Lakshmi y Kali de India, es una de las imágenes de Roerich de mayor inspiración, interpretada con majestuosidad en tonos violeta y azul profundos. La contribución de Helena Roerich a la vida y trabajo de Nicholas no se puede sobreestimar. Su unión podría describirse mejor como una colaboración de vida en los campos del esfuerzo en común. Su filosofía, que incluía una ética de vida, era compartida por Nicholas y motivaba a éste en su trabajo y su vida. En algún momento al final de sus vidas, cuando se acercaba un aniversario, él escribió en su diario: «Cuarenta años, ni un año menos. En un viaje tan largo, enfrentándonos a muchas tormentas y peligros desde afuera, juntos vencimos todos los obstáculos. Y los obstáculos se convirtieron en posibilidades. Dediqué mis libros a Helena, mi esposa, amiga, compañera de viaje, inspiración. Cada uno de estos conceptos fue puesto a prueba en el fuego de la vida. Y en Petersburgo, Escandinavia, Inglaterra, América, y en toda Asia trabajamos, estudiamos, ampliamos nuestras conciencias. Juntos creamos, y no sin razón se dice que el trabajo debe llevar dos nombres: uno femenino y uno masculino.»
Al final de su expedición principal, en 1928, la familia se instaló en el Valle Kullu a una altura de 6,500 pies, en las colinas al pie de los Montes Himalaya, con una vista magnífica del valle y las montañas a su alrededor. Aquí establecieron su hogar y el centro de operaciones del Instituto Himalayo de Investigación «Urusvati», el cual estaba organizado para estudiar los resultados de su expedición, y de las exploraciones que estaban por venir. Las actividades del Instituto incluían estudios en botánica y etno-lingüística, y la exploración de yacimientos arqueológicos. Bajo la dirección de Roerich, sus dos hijos, George y Svetoslav, establecieron una colección de hierbas medicinales, y realizaron amplios estudios en botánica y antiguos conocimientos médicos, así como en farmacopea tibetana y china.
Al año siguiente, en un viaje de regreso a Nueva York para la inauguración del nuevo Museo de Roerich, Roerich planteó un tema que había estado preocupándole hacía años. Usando la Cruz Roja como ejemplo, propuso un tratado para la protección de los tesoros culturales tanto en tiempos de guerra como de paz: una propuesta que había tratado de promover sin éxito en 1914. Al consultar con abogados versados en leyes internacionales, redactó un Pacto, y sugirió que una bandera fuera ondeada en los lugares que estuvieran bajo su protección. Esta bandera se llamaría Estandarte de la Paz. El diseño del Estandarte muestra tres esferas rodeadas por un círculo, en rojo púrpura sobre un fondo blanco. De muchas de las interpretaciones nacionales e individuales, quizás las más comunes sean las de la Religión, Arte y Ciencia como aspectos de la Cultura, que es el círculo que los rodea; o la de los logros pasados, presentes y futuros de la humanidad resguardados por el círculo de la Eternidad. El símbolo puede verse en el escudo de Tamerlán, en joyas tibetanas, caucáseas y escandinavas, y en artefactos bizantinos y romanos. La imagen de la Virgen de Estrasburgo está adornada con el mismo. Puede apreciarse en muchas de las pinturas de Roerich, sobre todo en Madonna Oriflamma, en la cual la Mujer es representada como la portadora y la defensora del Estandarte. En este signo y en el lema que lo acompaña, Pax Cultura, está simbolizada la visión de Roerich acerca de la humanidad. Como escribió: «Unámonos. Usted preguntará, ¿en qué forma? Usted estará de acuerdo conmigo: en la forma más fácil, para crear un lenguaje común y sincero. A lo mejor en la Belleza y el Conocimiento.» Los esfuerzos de Roerich para proclamar este tratado dieron resultado, finalmente, el 15 de abril de 1935, con la firma de las naciones americanas — miembros de la Unión Panamericana — del Pacto Roerich, en la Casa Blanca en Washington. Este tratado aún está vigente. Muchos individuos, grupos y asociaciones alrededor del mundo continúan promoviendo el conocimiento del pacto, el estandarte, y sus principios fundamentales.
Es en sus pinturas himalayas donde uno puede encontrar con mayor facilidad evidencias de su distinción espiritual y el sentido de misión que le guiaban para intentar las tareas que el mismo se fijaba. En estos cuadros se puede apreciar el sentido de drama, la urgencia de un mensaje por mandar o recibir, de un viajero que recibir, de una misión que realizar, un camino que recorrer. Las montañas altísimas representan las metas espirituales que la humanidad se debe fijar para sí misma. Roerich exhorta a la gente a buscar su destino espiritual y le recuerda su obligación de prepararse para la Nueva Era en que Rigden Jyepo reunirá su ejército y bajo el Estandarte de la Luz vencerá a la hueste de la oscuridad. Roerich el guerrero ya fue armado y montado; buscó alistar a su ejército para la batalla, y ordenó que sus petos portaran la palabra «cultura».
La búsqueda del refinamiento y la belleza era sagrada para Roerich. Creía que aunque los templos y artefactos terrestres puedan perecer, la creencia que los trae a la vida no muere, sino que forma parte de la corriente eterna de la conciencia — las aspiraciones humanas, alimentadas por su voluntad dirigida y por la energía del pensamiento. Por último, creía que la paz sobre la Tierra era un requisito previo para la sobrevivencia planetaria y el proceso contínuo de la evolución espiritual, y exhortó a los hombres, sus compañeros, a que ayudaran a lograr esa paz uniéndose con el lenguaje común de la Belleza y el Conocimiento.
Nicholas Roerich murió en Kullu, el 13 de diciembre de 1947. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas enterradas en una ladera, frente a las montañas que tanto amó y retrató en muchas de sus casi siete mil obras.

El Museo de Nicholas Roerich http://www.roerich.org/ es un centro importante para la exhibición de las pinturas de Nicholas Roerich, y cuenta con muchas reproducciones de su arte y libros sobre su vida y obra. El Museo también es un centro cultural, con un amplio programa en el que se presentan conciertos y lecturas de poesía. Uno de los objetivos principales de las actividades del Museo es promover el conocimiento de las ideas de Roerich sobre el arte y cultura, según se desprende del símbolo del Museo y su lema, Pax Cultura, Paz a través de la Cultura.

Buscar en nuestra Web
NOTICIAS:
 

Seminarios 2010


Clases semanales de Natha

Sampradaya Hatha Yoga

MASAJES de Ayurveda. Barcelona, Granollers,
Manresa, Castellcir

La Meditación y Masaje con Sonido Sanador de Cuencos, Gongs y Mantras

Novedades:


Nicholas Roerich - Agni Yoga - Madame Blavatsky
Shirdi Sai Baba dice: 
Om - Pranava Mantra

Los ayunos y la luna

El ayuno del trigo está destinado a hacer una limpieza del hígado, mejorando así el funcionamiento de dicho órgano y los relacionados con éste. Esta práctica pertenece a la antigua ciencia del Ayurveda practicada hasta hoy por los adeptos del yoga y por los pacientes de los médicos Vaidya (los médicos del Ayurveda). más...


El pensamiento crea la realidad

Hoy en día, los que resucitan esta sabiduría ancestral intentan propagarla afirmando que el pensamiento es creativo; puede matar o sanar. Para todos los que estudian magia, conjuros y hechizos y también para aquellos que pretenden sanar a los demás con ayuda de las oraciones y plegarias es un hecho que la fuente de la oración son los pensamientos francos y positivos. más...


¿En qué consiste Laya Yoga?

LAYA YOGA es un vehículo de desarrollo espiritual que proviene de una tradición espiritual de la línea de sucesión denominada HIMALAYA, es un don de los Sabios de las montañas y contiene la sabiduría del Gran Espíritu de la Montaña ... más...

 
 
» HTS » Roerich
 
 
© 2005 by Himalaya Tirtha Sangha. All rights reserved. The use of any materials gathered on this website without the consent of its authors is FORBIDDEN. Contact: info@himalaya-tirtha.org
 
Website created and maintained
using Apple Macintosh platform
Communication and data exchange with
FTP server operated by Transmit 3